Futura reforma del derecho al honor para adaptarlo a las nuevas tecnologías

7 Nov

El PP ha registrado una proposición no de ley en el Congreso para sentar las bases de una futura reforma de la Ley orgánica de protección del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen. El objetivo de la misma es delimitar el contenido de la ley y adaptarlo a las nuevas tecnologías que permiten la difusión a gran escala y ponen en especial peligro ámbitos de la vida privada de los ciudadanos. 

futura reforma

La iniciativa del grupo popular se basa en la antigüedad de la Ley Orgánica que protege el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen- 1982- y en su trascendencia práctica en lo que a derechos fundamentales de los ciudadanos se refiere. Por ello proponen la regulación y precisión de la norma; ya que, la falta de concreción puede provocar aplicaciones discrecionales de la Ley y más, si cabe, cuando se trata del ámbito digital. 
Además, añaden, la indefinición y falta de flexibilidad de esta norma motiva una alta litigiosidad entre los derechos fundamentales al honor, a la intimidad y a la propia imagen y otros derechos constitucionalmente protegidos como la libertad de información y la libertad de expresión.

Alta litigiosidad y amplio margen de discrecionalidad

Según el propio grupo popular:

“La amplia casuística de los problemas planteados, y la alta litigiosidad existente entre los “derechos fundamentales de la personalidad” del artículo 18 de la Constitución Española, con otros derechos constitucionalmente protegidos como son la libertad de información y la libertad de expresión del artículo 20 de la Constitución, pone de manifiesto que la indefinición, la falta de complitud y flexibilidad de esta norma da cabida a distintas interpretaciones jurisprudenciales sobre un mismo caso, algo que puede poner en peligro el principio de seguridad jurídica“

Por estos dos motivos, entre otros, es por los que se pretende reformar la protección de los derechos al honor, a la intimidad y a la propia imagen; especialmente relevantes en un ámbito como internet, que permite la obtención y la difusión de información de un modo “totalmente nuevo y sin precedentes”,  y que pone en especial peligro ámbitos reservados de la vida privada de los ciudadanos que exigen una especial protección.

En esta línea, el grupo popular hace especial hincapié en las frecuentes vulneraciones del derecho a la intimidad personal y a la propia imagen que se producen en redes sociales como Twitter o Facebook.